3 Excelentes Tratamientos Naturales para Aliviar la Bursitis

Los hábitos de vida que tienen las personas hoy en día, conducen a que determinados problemas de la salud se hagan cada vez más usuales. Esto está sucediendo de igual forma con la bursitis.

Para poder tener conocimiento sobre lo que es la Bursitis, primero hay que instruirse respecto al concepto de Bursa. La misma es una bolsa humoral compuesta de estructuras constituidas por tejidos gelatinosos y resbalosos que se encuentran adheridos a dos articulaciones de las cual está encargada la Bursa de proteger.

La Bursa contiene un poco de líquido en su superficie para que el mismo permita la amortiguación del peso que reciben las articulaciones, y al mismo tiempo disminuye el roce que pueda existir entre ambas articulaciones. Así que, la Bursa está ubicada en los espacios en donde puede haber contacto entre los huesos y las partes blandas.

Sintomas de la bursitis

La Bursas pueden hallarse alrededor de todo el cuerpo humano, de hecho se tiene un estimado de que las personas tienen alrededor de 150 Bursas en total, no obstante, la Bursitis se presenta solo en algunos sitios en específico, tales como las caderas, los hombros, los codos, la pelvis, las rodillas, los talones, las muñecas y los dedos de los pies. Por lo tanto la Bursitis por lo general se padece en las zonas que tienen mayor movilidad en el cuerpo.

La Bursitis ocurre cuando se inflama o irrita una de las bolsas que se poseen líquido en el interior, las cuales se denominan Bursas (explicadas anteriormente). Esta lesión suele ocurrir con mayor frecuencia en las personas que se dedican profesionalmente a trabajos en los cuales deben mover sistemáticamente alguna circulación.

Síntomas de la Bursitis

Entre los síntomas que más destacan de la Bursitis se encuentran el dolor y la dificultad para realizar determinados movimientos que son típicos de la vida cotidiana. Aunque los síntomas pueden variar dependiendo del área en donde se tenga la Bursitis, dado a que no solo se trata de lo limitado que estés para moverte sino que también es posible que sientas un poco de dolor el cual te dará indicios del sitio en donde tienes la Bursitis.

Por ejemplo, esta afección puede presentarse repentinamente o puede hacerlo lentamente con ciertas dolencias, las cuales serán más notables cuando realices movimientos o toques la zona, debido a que la piel de ese sitio estará mucho más sensible.

Por lo tanto, cuando se tiene Bursitis el sitio se vuelve más sensible y además también te dolerán las articulaciones, específicamente en sus alrededores, además también es posible que sientas la zona afectada un poco rígida cuando la mueves. Otros síntomas son la hinchazón, calor, y que la articulación se torna de un color rojo.

Asimismo, la Bursitis se clasifica en dos tipos diferentes, los cuales son:

Bursitis aguda

La Bursitis aguda suele detectarse cuando la articulación que la presenta, se torna de un color rojo y cuando la tocas posee una temperatura más elevada en comparación del resto del cuerpo. Además, sientes dolor y por lo general es consecuencia de procesos infecciosas o de la gota.

Tratamientos contra la bursitis

Bursitis crónica

En la mayoría de las ocasiones, la Bursitis crónica es consecuencia de haber padecido con anterioridad de Bursitis aguda. Aunque también tiene otras causas, tales como que la personas se haya lesionado la articulación varias veces, y en caso tal de que éste sea el motivo, entonces se hinchará la zona, predominará el dolor y poco a poco disminuirá la capacidad de movimiento de la zona lo cual conlleva a que se atrofien los músculos y se debilite la capacidad motriz. La Bursitis crónica tiene una duración de días, aunque a veces puede durar incluso hasta semanas.

Causas de la Bursitis

En gran cantidad de casos la causa de la Bursitis es desconocida, no obstante, entre las causas principales se encuentra el utilizar excesivamente la articulación. Cuando se realizan movimientos repetitivos y continuamente o si la persona se sobre esfuerza al realizar tal movimiento, esto puede desencadenar Bursitis. También puede presentarse por consecuencia de otras afecciones como la seudogota, la gota, la artritis, la diabetes y los procesos infecciosos.

Remedios naturales para la Bursitis

Es importante tener en cuenta que para poder tratar efectivamente a la Bursitis, no solo es suficiente el uso de remedios naturales, sino que esto debe complementarse teniendo reposo, reduciendo los movimientos que se realizan con el sitio afectado y no forzar la articulación en ningún momento.

Masajes con aceites

Hay determinados aceites esenciales que son muy efectivos para tratar la Bursitis. Entre los mejores aceites se encuentran:

  • Aceite de menta: Debido a que está compuesto principalmente por el mentol, es excelente para tratar los dolores e inflamaciones en las articulaciones.
  • Aceite de nuez moscada: Su efectividad para disminuir los dolores de las articulaciones es muy elevada debido a que cuenta con propiedades antiinflamatorias y analgésicas.

Para la aplicación de este remedio solo debes colocar unas gotitas en la zona afectada y realizar masajes en forma de movimiento circular hasta que sientas que se te alivió un poco la molestia.

 

Consume bastante magnesio

El magnesio posee propiedades antiartríticas y antiinflamatorias, por lo tanto es ideal para disminuir las inflamaciones. Una de las mejores maneras de consumir magnesio es mediante la leche de magnesio, puedes disolver dos cucharadas de esta en un vaso con agua y consumir esto dos veces a diario. Otros alimentos que también son fuente de magnesio son las verduras que tienen hojas verdes tales como los plátanos y las judías, las lentejas, la avena.

Consejos para prevenir la bursitis

Toma infusiones naturales

Ente las infusiones más conocidas para tratar la Bursitis, se encuentra la infusión de jengibre, con esta no solo conseguirás disminuir las molestias características de esta afección, sino que también podrás mejorar la circulación de la sangre. Solo necesitarás colocar a hervir dos vasos de agua y una cucharada de jengibre en láminas, esto por un tiempo de 10 minutos, luego deberás proceder a colar la infusión y endulzarla al gusto. De esta infusión deberás tomar 3 tazas al día.

 

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *